martes, 3 de julio de 2018


Desde el alféizar de Magdalena Martín Rodríguez. Ediciones Anaquel
Por  Paloma Fernández Gomá
 Desde el alféizar
Magdalena Martín Rodríguez , poeta y mujer activa, trabajó en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas( CSIC). Nació en Jatar (Granada) y vive en Málaga desde el año 1972.
Su libro Dese el alféizar consta de tres partes: Frente a los vidriales. Los espacios dormidos y Versos huidizos.
En el primer apartado la poeta se abre al recuerdo,  en la segunda parte Magdalena Martín Rodríguez desvela su interior y en el tercer apartado afronta el tema amoroso. Pero en cada uno de los apartados la poeta cuenta su experiencia vital e intimista desde una perspectiva de sutil melancolía, y siempre desde el denominador común del recuerdo, con sus espacios y sus horas, a menudo, vacías, pero que Magdalena sabe llenarlas con versos cercanos que avisan y abren puertas imaginarias para mostrar al lector todo lo que ha vivido.
Tal y como ella escribe en el poema Clausura podemos leer:
“Clavamos tu mirada y mi mirada
en las alturas, y vimos doblegarse
la tormenta. Vimos levantarse
el arco iris y allí, donde
se pronuncia el ocaso de la vida,
allí, en donde todos somos
 de la misma materia , allí
todos diremos la palabra CLAUSURA.
Con estos versos se cierra el poema y el libro, desde un mensaje único, principio y fin al que todos estamos abocados.
La nostalgia custodia los versos y un halo de melancolía envuelve el libro.
Los versos del poemario Desde el alféizar son cercanos y sensibles. Se abren al lector para comunicar todos los anhelos, pensamientos y voluntades de la poeta, que a lo largo del libro nos va descubriendo su vida, desde su infancia con sus inquietudes y todo un mundo que se abre ante  los versos de Magdalena Martín Rodríguez;  versos que como apunta en el prólogo, el también poeta y profesor Francisco Ruiz Noguera, se abren en plenitud,  refiriéndose a la cita de Jean Gelman, que hace la autora, y donde podemos leer: “ahí está la poesía de pie, contra la muerte”.
Y ciertamente la poesía es acercarse a la realidad interior o exterior de poeta; tal y como Magdalena escribe en su poema Versos bajo la lluvia: “ Se quebraron las manos húmedas y frías/ y hubo intercambio: poemas/ por dinero. Luego se alejó con su hato de palabras”

La memoria de la poeta se pasea por sus versos y desde su particular alféizar recuerda a sus padres, Julio y María, a quienes dedica este libro lleno de sentimiento y emociones con la particularidad de llegar a reconstruir una vida.