jueves, 19 de diciembre de 2019






IRIS DE PALOMA FERNÁNDEZ GOMÁ

FRANCISCO MORALES LOMAS. Presidente de la Asociación Andaluza de de Escritores y Crítircos Literarios.

Con Iris (Ánfora Nova, 2018) Paloma Fernández Gomá penetra directamente en la cotidianidad. Las situaciones del día a día están muy presentes en una obra de las pequeñas cosas y la huella que el paso del tiempo asesta sobre estas, pero también sobre nosotros mismos como agentes últimos de su acción.
A través de la mirada, el sentido que más importancia adquiere en la obra, Fernández Gomá va acercándonos al álbum familiar, a la casa deshabitada, a la alberca, al parque, a las hojas de té, al balcón, a la playa… pero también a los destellos, la noche, el incienso y la memoria.  Precisamente en el poema “Mirada” dirá:
Es la mirada ajada
de los años
la gran ausente de un estereotipo
reglado para los formularios,
un espejo que refleja la agonía
del tiempo concluido,
una barrera incapaz de traspasar
los poros de la piel
que ha consumado horas de espera.
A través de abundantes recursos metafóricos y símiles va estructurando un poemario de la memoria, iniciado con el título Iris en clara alusión a esa mirada, a esa luz que se filtra en él y recorre la vida. Es un camino, al fin y al cabo lleno de surcos y de límites, en el que también hay una contemplación hacia lo vivido, a un tiempo detenido que se trata de recuperar, un tiempo inexplorado incluso que quedó por vivir. Y en ese luminoso recorrido los recursos al campo semántico de la luz no podrían estar ausentes en ese icono de la playa lejana o en el mismo poema homónimo “Luz”: “Un poema se vierte en el núcleo/ del horizonte/ abriendo esquemas aprendidos”.
Así es su poesía un detención en ese horizonte, una visualización penetrante en un tiempo que va delimitando nuestra razón de ser, nuestras palabras y nuestra existencia, y en el que militan la necesidad de crear una custodia en torno a su paso, fundar la fertilidad de los momentos en ese juego de luces y sombras: “Nuestro tiempo es tarea de corsarios/ que trafican con la neutralidad/ y prometen cruzar muros de conjuros y galimatías”.
En su recorrido vital no puede faltar el compromiso en torno a esa ola de refugiados en el poema “Los niños”, ni tampoco la necesidad de renacer continuamente para “recoger las hojas nuevas”. La poesía de Paloma Fernández Gomá siempre vitalista y luminosa, va mirando hacia el futuro y, en este poemario de la memoria, va de un extremo a otro del hilo temporal para describirnos su razón de ser, a pesar del hambre, de las emigraciones. Y para ello la naturaleza, como espacio dotado de energía, con enorme valor metafórico, tiene un valor fundamental.
El poemario deambula pues, entre presente y pasado: de aquel rescata las señales que quedaron adheridas a la existencia, “el coste de sentirse vivo”; de este su improbabilidad, su falta de seguridad y su desolación. Hay una contemplación que nace de esa mirada, con afán de una fotografía que lo inmovilice todo y nos permita adentrarnos con rigor y también la necesidad de soñar, a través de una naturaleza siempre vital en la que ese cofre de los sueños se va forjando como realidad.
Po momentos, ante ese paso del tiempo, surge la nostalgia de lo vivido y también esa alianza con la soledad mientras el alma dormita.
Una poesía muy descriptiva e intimista pero que tanto mira hacia el yo como hacia el mundo en derredor, con expresiones muy sonoras en ocasiones, y otras una callada presencia de la casa deshabitada y “la mirada invertida en la penumbra”. Una lírica para construir el tiempo, la memoria, el olvido y la luz que todo lo imanta desde ese “Iris” inicial:
Somos efímera raíz
de un pasado, que se consume
interpretando el vértice de las estrellas.
Y se inician el vuelo de las tórtolas
detrás de cada mirada, balaustrada ingente
que acoge la espera de las horas
cuando parte el tren
y se difuminan los cercos
detrás de los cristales, vaciando el recuerdo

que se pierde en la mirada.

martes, 3 de diciembre de 2019





Matar poetas, Juan Cobos Wilkins. Fundación José Manuel Lara. 2019

Esta nueva entrega de Juan Cobos Wilkins es una mirada abierta al mundo, perfilando el entrono actual que habitamos, donde estamos sumidos en una extraña resaca de sueño invernal. Cobos Wilkins nos despierta de esta resaca, remueve las conciencias y dice matar poetas, para que la sociedad reaccione y los hombres hablen, escriban, diluciden y den salida a muchas cuestiones que  mantiene a las personas cautivas en las redes de un materialismo globalizado, que no da soluciones; sólo aumenta el ego de una sociedad adormecida por el consumismo. Matar poetas es cerrar los ojos y mirar a otro lado, eludir la realidad; ya que los poetas son una fuerza viva y esclarecedora que no conviene despertar, por lo cual lo mejor es anularlos para que no hablen.
Nos dice el poeta en la pag. 18 “Admitir que la muerte tampoco es para tanto./ Aceptar que la vida ya fue y no tuvo mis ojos.”
En el poema, No entiendo explicarte esta nada Wilkins llama a todo lo querido, que enmudece.
Pero el poeta continúa con otros poemas adentrándose en la búsqueda de poder asirse a un recuerdo, un tiempo, un amor por descubrir; siempre detrás de sus versos contundentes, buscando hallar una realidad recurrente, que cabalga junto a nosotros.
Encontramos poemas como: Intenta explicarme el eterno retorno de escribir, Intenta explicarme los temas de la obra, Intenta explicarme la vulnerabilidad, Intenta explicarme las ausencias, Intenta explicarme como sobrevivir a la noche, Intenta explicarme el daño, Intenta explicarme el tiempo perdido, Intenta explicarme la piedad.
Estos poemas llevan otros poemas, a manera de respuestas encadenadas, a las  cuestiones anteriores, para tratar de indagar en las ausencias, el daño, la piedad o el tempo perdido.
Leemos:” y tú estabas también/ en esa foto a solas con la Vida: eras/ya este poema que hoy se escribe/ y le escribes: corona/de espinas y luciérnagas…”
Las explicaciones efímeras o no concluyentes de las cuestiones anteriores se resumen en un “no intento explicarte”, porque quizás para nuestro autor y para sus lectores estas cuestiones planteadas en los poemas no tengan una explicación válida o coherente. Por eso nuestro poeta de manera deliberada recurre a predicamentos religiosos para interrogar a tantas preguntas, asuntos o interrogantes por resolver.
Estamos ante un libro singular ideado desde un pensamiento reflexivo, auténtico y abierto a la realidad que acontece, que no cierra los ojos, por el contario los abre, mira e interroga con bellos versos de crítica contenida, cuando no abierta a la sociedad, dentro de una lírica única de gran fuerza expresiva.
Estas connotaciones las vemos a lo largo de todo el libro y en versos tan clarividentes como “ Entra en ti, te posee,/lanza herrumbrosa que atraviesa el costad,/astilla ente la uña y la carne./Puño/que con toda su fuerza, con la vida, tu vida, golpea/desesperado el aire, lo golpea, golpea,/y los nudillos quedan por siempre ensangrentados de aire.”
Versos profundos de cierto matiz religioso: la herida en el costado de Jesús y la incredulidad de Tomás confirman una sentencia de daño ocasionado.
La vulnerabilidad la expresa José Cobos Wilkins, en versos tan sabios como: “Todo dura un minuto ,un instante. No más,/menos. Hasta que ves/ venir un dedo gris, un largo dedo gris/ de niebla hacia tu pecho”
Continúa el poeta el periplo sobre su realidad (la realidad que rodea al hombre), explicando las claves de la soledad:”llevan una revista, tablet o alguna agenda/inútil al restaurante para fingir que lees, que consultas,/que anotas. Para disimular/mientras en otras mesas ríen, brindan, celebran.”
Wilkins despide el libro con un intento de continuar el camino de denuncia flagrante de una sociedad,  la mayor parte de las veces, corrompida; para acabar diciendo:
“Aunque matar poetas sea esta redentora autodestrucción”.

martes, 8 de octubre de 2019




Memorial de frontera de Balbina Prior. Trajín. Alternativa editorial. Ciudad de México. 2018
Por Paloma Fernández Gomá

Memorial de frontera –Antología poética para México- es un poemario donde se puede leer la poesía de Balbina Prior, en toda su plenitud. Balbina es doctora en Filología Inglesa, poeta, articulista y crítica literaria. Pertenece al PEN Club de España, a la Asociación Colegial de Escritores y a la Asociación Española de Críticos Literarios. Un  mujer dedicada a la poesía y a la investigación literaria, Coordinó la antología Trato Preferente editada por Sial. De ella dijo Juan Manuel González , Diario de Ávila y Segovia, 2000. “Balbina Prior, la superación del realismo. El motor de su poesía es una crítica, un no conformismo, respecto a toda una seria de entornos mas bien hostiles e injustos…capaz de transmitirnos ese complejo conglomerado de razones y sentimientos que conforma lo que es específica, y misteriosamente, humano.”
El libro que comentamos recoge poemas de libros anteriores de nuestra autora, tales como: En los andenes de la Era Heisei, Frágil sinfonía, De Perversidades y Timos de la Edad Desnuda; también figuran poemas inéditos en el apartado Nuevos Poemas, que constituyen la parte final del libro.
En Memorial de frontera se pone de manifiesto la personalidad poética de Balbina Prior. Una mujer que siempre ha trabajado desde la literaria y desde su predisposición personal a favor de los derechos de la mujer. Ha hecho de su poesía una bandera de reivindicación en defensa de la libertad y por una sociedad más justa, sin olvidar nunca el papel de la mujer en el mundo de hoy, buscando su independencia, su autonomía y su autosuficiencia.
Con Balbina Prior la defensa de los derechos humanos encuentra una referencia literaria de primer orden:
“Él no será más mi oficina./No seré su cuenta bancaria,/ni una VISA ORO, corazón de plástico en su cartera”
“Quiero libertad /para septiembre/ si no me la das,/la tomaré/ con el fusil/ de guerra de mi abuelo./ Adiós y no llores.”
Los poemas de Balbina también son un desafío a la sociedad globalizada y la poeta nos avisa de  la soledad, la indiferencia y el materialismo que nos rodea y puede acabar por devorarnos.
En el libro podemos observar como se van dando los pasos necesarios para hacer de su lectura un reclamo o bien un cambio de conducta, muchas veces haciendo uso del sarcasmo y de la ironía para tocar las conciencias de un mundo deshumanizado que Balbina denuncia con su poesía.
Los espacios fronterizos en su poema Memorial de frontera, que da título al poemario, así como la cadena CNN o el 15 M son tema de los últimos versos del libro. Son un toque de atención para devolver la esperanza al hombre, al pueblo, a las gentes de cualquier lugar del mundo, para intentar arrancar las lacras de la opresión y del consumismo y tender caminos para conseguir un mundo mejor.
Algunos de los poemas de Balbina Prior dejan un sabor agridulce, como ocurre con el poema Edad Desnuda:
“Existe en sí dentro del solo minuto,/y no en los escasos treinta segundos,/pero no más allá del no,/se presenta/como en círculos concéntricos/la vida adulta”
Escogemos unos versos del poema (T) del agnóstico:
“No es la fe un calcetín/pisoteado en el barro/que se recoja/para tapar una herida/mortal en el pecho./Nada resta para aquellos/impermeables a la anestesia,/inseminados con lo refutable,/que se mantienen erguidos/rebuscando sobre el césped artificial/el tributo al cemento granulado como duda.”
Así es Memorial de frontera, un poemario abierto a la reflexión sobre temas actuales de matiz social y en defensa de los derechos de la mujer. Una poesía reivindicativa en la vanguardia de los acontecimientos y problemas que hoy vivimos.

lunes, 7 de octubre de 2019

Cuando la duda es certeza de Ramón Martínez López. Centro de Ediciones  de la Diputación de Málaga. 2019.
Por Paloma Fernández Gomá

Esta última entrega del poeta de Fuente Vaqueros Ramón Martínez López obtuvo el XXVI Premio de Poesía del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria. Málaga. 2018
En este libro el poeta convive con su yo más íntimo donde se expresan deseos, vivencias o cuestiones que van más allá de la realidad cotidiana, abrazando un ideal de dudas y certezas entrelazadas que a través de versos breves y directos nos presenta un espacio único que quiere se deseo revestido de realidad. Siempre haciendo uso de un lenguaje cuidado, bien trabajado y con hermosos versos que son garantes de una poesía que perdura  en el tiempo.
El poemario consta de tres partes: Impresiones y paisajes interiores, donde el verso corto es protagonista de los poemas que Ramón Martínez López escribe desde el sentimiento que el amor despierta en él. Serán ella (la mujer) y el deseo del poeta, el objetivo directo de esta parte, que cuenta con un total de cuarenta y seis poemas, siendo la antesala de una segunda parte: Certidumbres y otros sueños en la que el Ramón Martínez López se encuentra ante su realidad como hombre, y se replantea hasta qué punto la duda es certeza ( antes en la pag. 33, en el poema titulado Cuerpos, hay una reflexión entre duda y certeza: “Hay cuerpos que han nacido/ para ser de nadie/y dudas que al principio/ eran certezas”.
El poemario se mueve entre el anhelo de hacer realidad el deseo y la certeza de que no siempre se cumple lo deseado. Se baraja la creencia de ver una realidad que se puede convertir más tarde en duda razonable.
El amor es otro de los ejes esenciales del libro, desde donde el autor tiende las redes de sus versos para intentar encontrar un universo de equilibrio y deseo que se mira en la mujer, siendo ella, realidad y meta de la imaginación del poeta  para hallar espacios estelares, dudas y certezas de un mundo que se va haciendo a la medida del autor de los poemas, hasta lograr alcanzar sus sueños.
Leemos:”De todo lo que el tiempo/me ha prestado, me quedo con el sueño/de tu vientre/y con tus ojos/desolados/misteriosos/ y siempre verdes.”
Estos dos apastados sirven d puente para abordar y poder adentrarse en el tercer y último apartado. Evocaciones. Desde donde el poeta Ramón Martínez López recuerda a los poetas que han hecho historia, dedicando a cada uno de ellos un soneto.
Sonetos que nos acercan a Federico García Lorca, Rainer María Rilke, Konstantino  Kavafis, Manuel Alcántara, M. Benedetti, P. Valdivia y Vicente Aleixandre.
Los sonetos de R. Martínez López guardan cierta reminiscencia con los poemas de la primera y segunda parte del libro. Así pues destacamos que palabras tales como cuerpo, deseo, amor o mundo están en gran medida presentes en todos los apartados, fundiéndose como portadoras de una idea única que el autor de “Cuando la duda es certeza” quiere simbolizar como cuestión predominante en su mensaje poético.
Leemos en el soneto dedicada a Kavafis:”cuerpos minúsculos, pasión ingente,/desnuda la belleza atravesada”.
“Amor silente, luz en la penumbra” versos dedicados a Manuel Alcántara.
“testigo de tu mundo, sin tu mundo” podemos leer en el soneto dedicado a M. Benedetti.
En el soneto que evoca a P. Valdivia leemos:”siempre busqué las islas de tu cuerpo”.
Recordando a Vicente Aleixandre, se puede leer:”cuerpo sobre cuerpo, mano entregada”.

Podemos constatar desde nuestra opinión que la conexión de vocablo-idea que impera en los sonetos guardan reciprocidad, con los que el poeta expone en otros de sus poemas; constituyendo el libro un todo figurativo que busca hallar la duda hecha certeza en el amor y los espacios afectivos que rodean la existencia.

sábado, 5 de octubre de 2019



Cielo y Chanca de José Antonio Santano. Editorial Alhulia. 2019.
Por Paloma Fernández Gomá

Estamos ante una nueva entrega del poeta y escritor José Antonio Santano. 
Recordamos su libro Lunas de Oriente ( Editorial Dauro 2018), traducido al árabe por Meimouna Hached Khabou, doctora en Estudios Ibéricos. Un libro de aproximación entre elementos geográficos, conciencias y palabras para denunciar el drama de la emigración y los refugiados.
En esta nueva entrega José Antonio Santano quiere recorrer su propio paisaje interior y llegar a aquellos lugares que son foco de su atención, motivo de sus poemas y lugar donde se halla cerca de su conciencia (pag. 73 “Sé de la oscuridad y los abismos/reclamando las horas y los días de aventura,/intuyo la amarga ceremonia de la ausencia/que invade esa comarca/y en el sólido mármol se amplifica…”).
Este acercamiento del poeta se hace patente de forma más expresiva en la primera parte del libro: BLANCO SILENCIO, donde los versos fluyen como un caudal constante, con estrofas en cuarteta, acelerando la mirada, respirando el aire de La Chanca, oliendo a mar, acercando la palabra para dibujar la estela de su verso ágil e incisivo, recordando la pobreza. En estos versos cortos se revela todo un mundo, para ir trazando lo que será la segunda parte del libro: SILENCIO ROTO donde encontramos poemas más largos, en los que el poeta proyecta su recorrido por el cauce intercultural, entrelazando la cruz y la luna. Aquí tenemos poemas como Señas de identidad, Saudade. Mediterránea, En ti la luz, Geometrías, Blanco y Negro, Luz de ser, Luz de guía, Canteras califales, o Gallos de pelea. Poemas abiertos a explorar nexos de unión entre pueblos, el pasado andalusí de Almería, la Alcazaba, el barrio de La Chanca y su deterioro, el recuerdo y la identificación del presente con el pasado, construyendo así una toma de conciencia y un punto de inflexión a tener en cuenta en el todo el poemario.
José Antonio Santano en la tercera parte del libro CIUDAD MARINA centra su atención en lo más cercano que rodea su vida cotidiana: su entrono,  el recuerdo ( a Pilar Quirosa Cheyrouze, en el poema Tarde Gris. pag 76), tambiénrecuerda lo que somos y dejaremos de ser ( ser un leve soplo de ceniza. pag. 79). Y el poeta vuelve a la Chanca con el poema Cielo y Chanca, que da título al libro. En este poema podemos leer: “¡Hijos de la mar!./Decidme:/¿Acaso ya no importan las palabras /el sonido del aire/en los collados, los ojos encendidos de los ríos/la voz marina del silencio?...”
Nuestro poeta se despide del libro con una Adenda donde reconoce la reconciliación atemporal entre presente y pasado; lo que fuimos en otro tiempo y en otros lugares: siempre hombre.
El hombre es fruto de sus decisiones, nos viene a decir José Antonio Santano con una poesía de sentimiento y arraigo, siempre bien argumentada y brillante.
Él, el poeta y hombre, evoca lugares que aglutinan el tránsito del ser humano por aquellos lares a través de los siglos: Mar de Alborán, la ciudad de La Paz, los Andes, el lago Titicaca, la Alcazaba. Una singladura imaginaria de versos y pensamiento donde el hombre está y siempre estuvo presente sembrando un testimonio de vivencias.
Santano nos ha presentado un libro de poemas que trasciende más allá de una única realidad y nos acerca o nos devuelve una serie de vivencias propias que rebasan el “yo” para formar parte del “otro” (nos acercaríamos al pensamiento de Hegel de introducir la idea del otro como parte del autoconocimiento) . Así llegaríamos a un núcleo común, como único  frente de actuación o de interrelación que acompañará el concepto de interculturalidad, al que alude en el recorrido literario de su libro, José Antonio Santano.
Un libro próximo al humanismo Solidario ( José Antonio Santano fue cofundador de este Movimiento) y también un libro cargado de señales que invitan al diálogo intercultural. El Mediterráneo y Al-Andalus cobran un especial protagonismo en Cielo y Chanca, poemario cercano a las vivencias y trascendente en su mensaje poético.
“Caminamos a ciegas mayormente/dejamos que lo efímero deslumbre/y que nos guíe el ruido/ aun a sabiendas que nunca llegará ese día/ esa luz trasgresora de esperanza/ que nos lleve certera al paraíso/ y nos tienda la mano y el abrazo/en un acto de amor inigualable” pag. 79
“Ángeles de luz oblicua/y compasiva lluvia…/en la carne de un tiempo/siempre blanco y roto/ densa luz/que vuelve así a La Chanca” pag. 81
Versos únicos de rigor absoluto que alienta una esperanza.
“solo estrellas rubíes en la oscura galaxia/del abismo en añiles de patios desnudos/y el alma en la piedra de los nombres labrados/con doradas grafías a la luz de la luna/en los libros sagrados o en los ojos del agua/ del misterio su sino por jardines floridos/ bendición de Almedina” pag. 85
El rigor del tiempo y sus mudanzas de años y siglos fraguan estos versos lúcidos que alientan una realidad, quizás ya vivida, ante los ojos de nuestro poeta, capaz de transmitir la fuerza de su poesía en estos versos.
Pero será volviendo al principio del libro y en las estrofas cortas de cuatro versos cuando Santano introduce caudal de fuerza inusual a sus poemas, pues no por ser más breves estos poemas pierden belleza y carisma:
“Azul de mar el vuelo/rojo silencio/el hombre en su fulgor/de negra luz”pag. 32
“De los amantes solo/ labios y noche/el agua que humedece/la piel del fuego”pag. 44
“La palabra pretérita/gruta secreto/ inexorable canto/tumba del aire”pag. 36
En el libro quisiera destacar el prólogo de Antonio Enrique, que  con su maestría habitual invita al posible lector de Cielo y Chanca a leer este libro desde el conocimiento del autor y su trayectoria así como presentando el contenido del poemario.





lunes, 30 de septiembre de 2019


Baraja de complementarios de José Lara Garrido.  Edición Cancioneros Castellanos 2019.
Por Paloma Fernández Gomá
Acercarse a la obra de José Lara Garrido requiere amor a la poesía y respeto exquisito hacia el arte de componer poemas, del que José Lara es maestro.
Estamos ante un libro pleno, con un enfoque filosófico – poético y una métrica cuidada que identifica al autor como un gran conocedor de la misma: el tetrasílabo, hexasílabo, dodecasílabo o el octosílabo; el terceto, la redondilla, o el cuarteto caben en este libro, que es exponente de secuencias vivenciales pletóricas de sentimiento, emociones, naturaleza, símbolos y realidad.
El hecho de vivir y estar en el mundo es tratado por  José Lara con riqueza en el lenguaje, escudriñando en lo más profundo del ser y al mismo tiempo con la sutileza de versos breves, que de forma aparentemente distendida nos acercan a los grandes retos de nuestra existencia:  muerte, vida, idealismo,  materialismo, amor, odio.
Todo el poemario es una reivindicación del hombre  con respecto al mundo que habita (Humanismo Solidario), que traspasa fronteras y acerca la esencia de la humanidad  a todos los obstáculos que estos tiempos de confusión nos brindan con su sabor más amargo.
¿Quiénes interpretarán a Abel  Martin y a Juan de Mairena en las sociedad del  siglo XXI?. Todos y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de dar respuesta a nuestras propias citas desde la reflexión y el compromiso. Nos  viene a decir José  Lara desde  el amplio y juicioso contenido de su libro Baraja de complementarios.
El libro que reseñamos se divide en doce secciones o apartados, desde  os que la poesía se hace compañera inseparable de la  filosofía, manteniendo  una relación estrecha con la naturaleza.
I-Entonaciones sentimentales sobre paisajes marinos.
II- Dudas de un racionalista en crisis.
III- Ser en el tiempo y ser para la muerte.
IV- Conócete a ti mismo: Vieja y nueva pedagogía.
V- Del jardín cerrado a las flores simbólicas.
VI- Prontuario de propiedades glosadas por un ornitólogo místico.
VII- Floreto de tópicos y arquetipos: del  teatro del mundo y la teatralidad en la vida.
VIII- Glosas a Lucrecio
IX- En los márgenes: Un complementario cínico parafrasea y critica las Coplas de Jorge Manrique.
X- En los  márgenes: reflexiones culturalistas de un complementario machadiano.
XI- Fragmentos de unas apostillas anónimas a De las naturaleza de las  cosas.
XII- Apostillas de dos complementarios de incierta cronología admiradores de la Ética de Espinosa.
En el primer apartado, el paisaje de la playa de Cortadura en Cádiz es todo un reto figurativo de mar, arena, viento y poesía.
La razón será la inspiradora de los versos en el segundo apartado.
En Ser en el tiempo y ser para la muerte (III apartado), tenemos versos tan intensos como: “ojo a lo fundamental:/ si vives para la muerte/ cada día morirás.”
“El afán de eternidad/ es como el cuento de cuentos:/ un baile de carnaval.”
“Mañana…¿ y ayer?/  Se agranda el recuerdo/ por entre los pasos/perdidos del  tiempo.”
En el IV apartado encontramos estrofas en las que la vida es protagonista. Y leemos: “ Barajar la vida/ sin descuidarla…/ ¡Quién supiera barajarla!”
“El círculo de la  vida/ es un vaivén del  sentido,/ y el carrusel te conduce/ de optimismo a pesimismo.”
Pájaros, olivos, flor de naranjo y almendro, rosas,  jazmines y madreselvas, dama de noche, flor de limonero o granado,  laurel,  acanto y mirabeles,  serán los protagonistas del  apartado V. Leemos: 
“Paraíso terreno, / jardín celeste/ ¡Qué bien se conciertan/ lo culto y lo agreste.”
“Un jardín de flores/ y un jardín de versos,/ árboles y libros:/ abierto universo.”
En el apartado VI leemos: “Que por mayo era,  por mayo/ en el mito y en el rito,/ cuando se murió el sueño/ y desperté a lo infinito.”
El Romance del Prisionero de autor anónimo es eje central del apartado VI con toda la carga emocional que supone el valor de las cosas más pequeñas, como puede ser el canto de la “avecilla” que acompaña la  soledad del cautivo.
VII. Sobre la vida y su eternidad, refleja El Gran Teatro del Mundo de Calderón de la Barca.  La vida es contemplada como  un gran teatro donde cada uno asume su papel o interpretación en la vida.
Con Lucrecio entramos en el  apartado VIII y el  materialismo es el foco de la atención en los veros de nuestro poeta.
Ya en el  apartado IX será Jorge Manrique y sus  Coplas donde se centra la atención de José Lara.
Vidas y ríos. Sermón/ demasiado inteligible./con falta de proporción.”
“Y van a dar a la mar…/ Pero la muerte es más ancha/ y más honda la inmensidad.”
Que es el  morir. Vanidad/ de metáfora incompleta,/porque nuca muere el  mar.”
En reflexiones sobre Machado, apartado X, podemos leer:
“El pensamiento barroco/ pinta virutas de fuego/ para simular que es otro”
En el  apartado XI, citamos:
“El materialismo/lucreciano/salva del  abismo/y del  espanto”
“Ser materialista:/el dolor  abajo,/el placer  arriba.”
Espiritualismo/engaño en la  niebla,/con dioses que claman/ por tu sacrificio.”
“Lucrecio, Lucrecio,/que suene tu himno/bien recio.”
Ya ante el último de los apartados: Apostillas de dos complementarios de incierta cronología admiradores dé la Ética de Espinosa,  podemos entrever la comunión de nuestro autor con los postulados de Baruch Spinoza, naturaleza,  Dios, mente, realidad; un pensamiento  basado en la lógica que conduce a su Ética.


martes, 20 de agosto de 2019


Pájaros de nieve - Les Oiseaux de neige- de Ana Herrera. Traducción al francés por Monique-Marie Ihry. Collection Bilingüe nº3 Cap de l’Ëtang Éditions. 2019.

Por Paloma Fernández Gomá

 Ana Herrera poeta, traductora y crítica literaria. Es una mujer entregada al mundo de la cultura en su ámbito más amplio y comprometida con su trabajo. Licenciada en  Filología Hispánica y Diplomada en Magisterio ha publicado recientemente el  poemario Pájaros de nieve,  versión bilingüe, español – francés en el que hay que destacar la traducción al francés por Monique-Marie Ihry, así como las bellas ilustraciones del libro y la portada del mismo,  obra también de Monique-Marie Ihry, autora de poesía, narrativa y literatura juvenil, que cuenta con numerosos premios.
El  prólogo del libro es de Alba Navarro, poeta y doctora internacional en Comunicación, en el que nos documenta sobre el  libro en tres de sus aspectos fundamentales: el  recuerdo a  un ser querido, el amor y la trayectoria del yo poético de la propia autora del poemario: Ana Herrera.
El libro es una amplia visión de lo que supone vivir la poesía desde la experiencia vital  de la poeta. 
Primero  los recuerdos, centrándose en Isabel (personaje, imagen, referencia) para reivindicar el  valor de la constancia y la  lucha por vivir,   frente a las limitaciones que supone el  paso del  tiempo. Todo un ejemplo de superación desde unos versos directos y serenos.
El lenguaje poético de Ana Herrera se pone de manifiesto,  igualmente, en la segunda parte del libro, que hace referencia al amor. Siempre  con la misma intensidad vital y tono sereno de carácter romántico actual, sin acentuaciones excesivas, sabiendo llevar el sentimiento gradualmente hasta el deseo, sin altibajos ni oscilaciones. Ana Herrera logra una sintonía perfecta.
La tercera parte del libro es una senda de su yo poético  con poemas tales como: El camino, Llueve,  Retrato o Rosas sin espinas.
Versos tan hermosos como: “Sólo quería llegar a este balcón del universo/ donde el aire huele a rosas sin espinas.”Pag. 68
“Cae con lentitud la noche/ y la letanía del  campo llega hasta  mi almohada.”Pag. 70
“No sé transitar un camino cerrado a la locura,/ donde los sueños se trunquen en la oquedad del  vacío.” Pag. 74
Cuando habla  sobre el  amor Ana cita en su libro a Mario Benedetti: Si algún día me  ves triste, no digas nada, sólo quiéreme.
Y sus veros traducen esta frase en poemas como: Nuestra casa, Entre  sábanas la lluvia,  Paisaje,  Debajo de la parra, En el  prado  o Amantes.
“Son amantes. Se miran con la  certeza/ de quienes saben que sólo  amar/ los hace libres, los hace fuertes/ los hace vivir ajenos al mundo/ y comulgando con él.” Pag. 44

La cuidada edición, el ritmo templado de los versos,  siempre bien sostenidos dentro de un lenguaje equilibrado entre fondo y forma; sin olvidar las bellas ilustraciones de Monique-Marie Ihry, hacen Pájaros de nieve un libro placentero, que como su propio  título indica se conjugan el calor y el frío,  el vuelo  y la  quietud de  una poesía serena y próxima, como lo es la poesía de Ana Herrera.  
                            *************************
Amablemente Monique-Marie Ihry ha traducido esta reseña al francés. Mi agradecimiento.


CRITIQUE LITTERAIRE PÁJAROS DE NIEVE/ LES OISEAUX DE NEIGE


Voici la traduction en français de cette très belle critique de Paloma Fernández Gomá :

Les oiseaux de neige/ Pájaros de nieve par Ana Herrera. Traduction française de Monique-Marie Ihry, Collection Bilingue nº 3, Cap de l'Étang Éditions, 2019.

Par Paloma Fernández Gomá

   Ana Herrera poète, traductrice, critique littéraire et poète engagée, est une femme dévouée au monde de la culture dans son ensemble. Diplômée en philologie hispanique et en pédagogie, elle a récemment publié le recueil de poèmes Les oiseaux de neige/ Pájaros de nieve, une version bilingue espagnol-français dans laquelle la traduction française de Monique-Marie Ihry est à souligner, ainsi que les belles illustrations du livre et de la couverture de Monique-Marie Ihry, qui est elle-même auteure de poésie, de romans, de littérature jeunesse et qui, par ailleurs, a remporté de nombreux prix de poésie.  

    La préface du livre est d'Alba Navarro, poète et docteure internationale en communication. Elle nous présente l’ouvrage sous trois de ses aspects principaux : la mémoire d'un être cher, l'amour et la trajectoire du moi poétique de la poète elle-même : Ana Herrera.

    Le recueil est une vision ample de ce qu’est la poésie selon l’expérience personnelle de l’auteure.  

    D'abord les souvenirs, centrés sur Isabel (personnage, image, référence), ce pour revendiquer ces vertus que sont la persévérance et la lutte pour la vie, face aux limitations imposées par le temps. Un véritable exemple de dépassement de soi à partir de quelques vers sincères et sereins.

    Le langage poétique d'Ana Herrera s’impose également dans la seconde partie de l’ouvrage en faisant référence à l'amour, toujours avec la même intensité vitale et le ton paisible et romantique, sans accentuations excessives, tout en sachant porter le sentiment amoureux progressivement jusqu’au désir, sans hauts ni bas, ni hésitations. Ana Herrera crée une harmonie parfaite.

    La troisième partie du recueil fait référence au parcours de son moi poétique avec des poèmes tels que : « Le chemin », « Il pleut », « Portrait » ou « Roses sans épines », à travers des vers aussi beaux que : « Elle voulait seulement atteindre ce balcon de l’univers/ où l’air revêt l’arôme des roses sans épines. » p. 68, « La nuit tombe lentement/ et la litanie de la campagne parvient jusqu’à mon oreiller » p. 71, « Je ne sais emprunter un chemin fermé à la folie,/ où les rêves se brisent dans l’abîme du vide. » p.74.
   Quand Ana parle d'amour, elle cite Mario Benedetti : « Si un jour tu me vois triste, ne me dis rien, contente-toi de m’aimer. », et sa poésie retranscrit cette phrase en poèmes tels que : « Notre maison », « Entre les draps, « La pluie », « Paysage », « Sous la Treille », « Dans le pré » ou encore « Amants » : « Ils sont amants. Ils se regardent avec l’assurance/ de ceux qui savent que seul l’amour/ les rend libres, les rend forts,/ les fait vivre loin du monde/ en communion avec lui. », p. 44.

   L'écriture délicate, le rythme tempéré des vers, le juste équilibre entre forme et contenu, sans oublier les belles illustrations de Monique-Marie Ihry, font du recueil Les oiseaux de neige un livre agréable, qui, comme son titre l'indique, allie la chaleur et le froid, l’envol et le calme d'une poésie sereine et touchante, comme l’est celle d'Ana Herrera. 



Paloma Fernández Gomá